Languages

Bacalao al vapor con mus de polenta, espárragos y mantequilla dorada

Se trata de un plato sencillo de preparar, sabrosísimo e ideal para cocinar en Omnia.
Para poder realizar esta receta se necesitan las rejillas para hornear de Omnia.

El mus de polenta se hace rápido. Calentar el caldo de verdura junto con la leche. Mezclar la polenta y un poco de queso. También se puede acompañar con puré de papa.

Dejar el pescado en salmuera antes de cocinarlo al vapor; de esta forma mantendrá su forma durante la preparación y se condimentará al misma tiempo.

Ingredientes para 3-4 porciones. (preparación: alrededor de 30 minutos)

Bacalao en salmuera
375 gramos de filete o medallón de bacalao
1 litro de agua
0,7 decilitros de sal

Mus de polenta
500 mililitros de caldo de verduras
375 mililitros de leche
170 gramos de polenta
1 decilitros de queso curado
25 gramos de mantequilla
Pimienta negra y sal

Guarnición
100 gramos de sal
Espárragos

Preparación

Mezclar agua y sal en un cuenco. Colocar luego el bacalao. Dejar reposar durante alrededor de 10 minutos.

Colocar las rejillas para hornear de Omnia en el molde. Poner agua hasta la rejilla. Tapar y dejar coser a temperatura media. Tiene que hervir a fuego lento antes de comenzar a coserse al vapor.

Cortar el pescado en trocitos y colocarlos sobre la rejilla. Agregar los espárragos encima. Dejar cocinar entre 5 y 10 minutos. El pescado estará listo cuando obtenga una temperatura interna de 56 grados.

Calentar el caldo de verduras y la leche en una cacerola. Tener a mano el resto de los ingredientes que se mezclarán antes de servir; el mus se endurece bastante rápido.

Dejar derretir la mantequilla a temperatura alta para dorarla. Revolver constantemente para que no se queme. La mantequilla estará lista cuando aparezcan puntos marrones en el fondo y huela ligeramente a nuez.

Mezclar la polenta con la leche y el caldo. Sin dejar de remover dejar cocinar durante 2 o 3 minutos hasta que espese. Agregar el queso y la mantequilla. Condimentar con sal y pimienta a gusto.

El plato está listo para servir. ¡Buen provecho!